miércoles, 16 de agosto de 2017

El retrato

A la hora de realizar un retrato debemos de tener en cuenta: El rostro humano es un indicador cambiante y expresivo de sentimientos y estados de ánimo. Por ello, debemos tener en cuenta la expresión del retratado/a como uno de los elementos con mayor peso visual de la fotografía, si no el mayor.

No existe un modo concreto para realizar un retrato. Debemos tener en cuenta:
- Las características del sujeto.
- Las decisiones artísticas del fotógrafo/a.
- Saber el qué se quiere mostrar.

Las diferencias entre realizar el retrato en estudio o en exterior:
- Estudio: mayor control de las luces. Sujeto más tenso. Las poses determinan mucho.
- Exterior: sujeto más relajado pero menor control sobre la iluminación. 

La relación existente entre el objeto principal y el entorno.
- Entorno sencillo: La búsqueda de la simplicidad ayudará en todo momento a que el peso visual o importancia caiga sobre el retratado/a.
- Entorno dominante: debe ayudar a transmitir la personalidad del retratado/a.

Buscar la separación entre los diferentes elementos que salgan en la fotografía. 

Algunas características del retrato en exterior:
- Más complejo, por el mayor número de elementos. Y el mayor peso visual del entorno.
- Menor control de la luz, puesto que existe luz natural y/o artificial.
- Modelo más relajado, puesto que se supone que está en su ambiente.
- Se debe buscar el tema elegido (es decir, ese ambiente donde el modelo se encuentre más relajado). 

Otros elementos a tener en cuenta:
- No existe un modo concreto.
- Muchas veces es bueno pedir permiso a la gente.
- Se debe diferenciar entre un retrato en exterior (personaje con peso visual) y una fotografía en exterior con gente.
- Encuadres abiertos y cerrados (dependiendo del peso visual que queramos dar al escenario).

Existe la posibilidad de usar Escenarios dominantes (bien elegidos):
- Ayudan a transmitir la personalidad del retratado.
- Dan énfasis al sujeto.
- Pueden introducir tensión (selección de elementos a incluir y punto de vista).

jueves, 1 de junio de 2017

La cámara digital

Modos de exposición: El mejor modo para utilizar es P: la cámara decide todo como en automático, pero nos permite cambiar la ISO, (+/-) y el flash. 
Otros modos son M: decidimos todo, siempre en base a los datos que nos sugiere la cámara. A: Elegimos la abertura y la cámara la velocidad. V: Elegimos la velocidad y la cámara la abertura.
Escenas: Son formas de decirle a la cámara que tipo de fotografía vamos a realizar y en base a esto la cámara se configura. Debemos tener cuidado con lo que creemos que la cámara hace. Necesitaremos leer esa parte del manual.
Por ejemplo: Si deseamos hacer una toma nocturna y seleccionamos la escena nocturna lo que la cámara está haciendo es sobreexponer un poco de tal manera que si intentamos hacer esta fotografía con la cámara en la mano, nunca nos saldrá. Deberemos apoyar la cámara en algún sitio.
Nota: Dependiendo del tipo de cámara nos permitirá acceder o no a diferentes modos de exposición y a diferentes escenas.
Mandos de la cámara: Debemos saber que las cámaras suelen tener 3 posiciones básicas y asegurarnos en cuál de ellas estamos. Fotografía, video (simbolo una cámara de video) o visionado (símbolo del Play). Cuando nos aseguremos de estar en Fotografía podemos empezar a disparar recordando los diferentes mandos que podemos usar para que nuestras tomas sean como queramos:
(+/-) o EV: Sobreexposición y subexposición: Nos servirá para aclarar u obscurecer un poco la toma si no nos gusta resolvió la cámara la fotografía. En caso que tengamos mucho contraste en la toma posiblemente no lo resuelva bien y será conveniente usar este mando.
Después de haber variado el valor volver a colocarlo en 0.
Sensibilidad (ISO): es la rapidez del sensor para captar la luz. Se puede modificar. Cuanto más alto (800, 1600) sea el número más fácil captaremos la imagen aunque perderemos calidad. Cuanto más bajo (100, 200) sea el número tendremos mucha calidad aunque la fotografía tardará más.
Si tenemos mucha luz usamos ISO baja y si tenemos poca ISO alta.
Recordar siempre que nos podemos apoyar para evitar que las fotografías salgan movidas cuando tenemos poca luz.
FlashDebemos ser nosotros los que decidamos si queremos flash en nuestra fotografía. Para ello tenemos el flash siempre quitado. Sólo cuando veamos que lo queremos lo activamos.
Para retratos tenemos también el “flash de ojos rojos”.
Por último, si no queremos decidir esto, podemos colocar el flash en automático y que la cámara decida.
Temporizador: Usarlo cuando queremos salir en la fotografía o cuando apoyamos la cámara porque hay poca luz y será una exposición larga.
Macro: Tendremos que activarlo para enfocar a objetos cercanos.
WBEl balance de blancos hemos dicho que lo tendremos siempre en automático. Si vemos que una fotografía nos sale azul, por ejemplo, buscaremos este mando para comprobar que esté en automático.
Notas: Buscamos estos iconos y sus respectivos botones en el manual.

lunes, 15 de mayo de 2017

Modos y zonas de enfoque

Antes de disparar se deben tener en cuenta 3 cosas de forma independiente. El enfoque (presionar el botón de disparo hasta la mitad y comprobar que el foco esté en el punto elegido), el encuadre (elegir los elementos que se desea entren en la toma) y comprobar la exposición que selecciona la cámara a través del exposímetro.

Antes de hablar de los diferentes modos de enfoque, debemos definir cómo enfoca una cámara: Enfoca "por contraste" a un plano paralelo a la cámara a una distancia x. 

01.- Enfoque manual: girando la rosca del enfoque situada en el objetivo variaremos la distancia de foco o enfoque manualmente.

02.- Enfoque automático o autofoco: la cámara enfoca automáticamente. Distinguimos tres tipos de autofoco:

a) Enfoque Automático: One Shot / AF-S: Apretando ligeramente el botón del disparador y sin llegar a disparar la fotografía, activamos el enfoque. De ese modo la cámara enfocará a esa distancia y se mantendrá así hasta que dejemos de presionar el disparador.

b) Enfoque continuo: AI Servo / AF-C: Apretando ligeramente el botón del disparador y sin llegar a disparar la fotografía, la cámara seguirá el movimiento del motivo manteniendolo siempre enfocado. Es ideal para objetos en movimiento.

c) Enfoque inteligente: AI Focus / AF-A: Es una combinación de los dos modos de enfoque anteriores. La cámara trata de determinar si el objeto enfocado es estático o está en movimiento, aplicando el enfoque que cree apto para ello. De todos modos, no es un modo muy fiable.

Con respecto a las diferentes zonas de enfoque que nos dará la cámara, optaremos siempre por la misma:

01.- AF de punto único: Este modo permite que se seleccione cualquiera de los puntos de enfoque disponibles. Al ser uno mismo quien decide el punto de enfoque, se sabe exáctamente donde se está enfocando. El riesgo es que si no somos precisos ese punto único puede enfocar en otro sitio cercano a nuestro objeto principal.

NOTAS: 

- El resto de zonas de enfoque se podrán consultar en el manual de la cámara.

- Recordad que si el punto de enfoque se encuentra bloqueado y no podemos cambiar dicho punto, tenemos que buscar un botón o rosca en la cámara con una L (es la opción de bloqueo del punto de enfoque). Hay que quitar dicha opción. 

Ojo Vs cámara

La luz es esencial en fotografía, palabra que significa “escritura con luz”. Sin luz es imposible ver o tomar fotografías y es la luz la que hace a los objetos visibles al ojo y a la cámara. Pero desde el punto de vista de la fotografía, lo más importante es que la luz se desplaza en línea recta (rayos que atraviesan el humo, las nubes, o en las sombras).

El ojo es capaz de percibir con claridad los objetos gracias a que sólo admite una cantidad de luz limitada a través de un pequeño orificio, pupila, que el cristalino enfoca a continuación. Incluso, al igual que la fotografía, crea una imagen invertida. Pero aquí terminan los parecidos. Hay diferencias como la visión selectiva del ojo (solo se ven claras las palabras que se leen mientras el resto se ven borrosas), la escena limitada vista en la fotografía, y la sensibilidad (el ojo se adecua a la situación ambiental mejor que la fotografía, aunque esta jugando con los periodos de exposición puede mejorar el resultado). La fotografía exagera los contrastes entre las partes claras y obscuras por lo que no puede enfrentarse a ciertos contrastes (interior o exterior). De este modo, en la fotografía, tenemos que elegir entre luces y sombras a la hora de encuadrar (no incluir ambas si son exageradas, para que todo salgo tal y como lo vemos) o la hora de exponer (si es que tenemos ambas dentro de nuestro encuadre).