miércoles, 14 de junio de 2017

¿Y ahora qué hago?

Esta será una entrada diferente. Será un cuento. El cuento de... ¿y ahora qué hago?

Estando en un lugar que cualquiera podemos imaginar, 
nos encontramos algo que queremos fotografiar. 
Para ello, después de encender la cámara y quitar la tapa, 
para los/as que siempre con ello me dais la lata,
imagino la composición a fotografiar,
miro, encuadro y disparo.
Y en este miro, encuadro y disparo, 
se encuentra nuestro cuento,
que ahora os cuento. 

Observo mi objetivo y descubro qué distancia focal estoy utilizando, eligiendo la velocidad mínima adecuada (aunque la realidad la hemos explicado varias veces, podemos usar lo de multiplicar la distancia focal x2 para sujetos relativamente quietos o lo del x3 para sujetos en relativo movimiento).

Pero... ¿qué hago para decidir la exposición adecuada? Eso depende: 

Si en la fotografía sale algo blanco iluminado, se que puedo medir en ese blanco y sobreexponer lo que mi cámara me permita (lo hemos realizado varias veces, y debéis conocer vuestra cámara). Si trabajo en manual, lo haré usando la f y/o la ISO, puesto que la velocidad en principio la tengo marcada. 

Si en la fotografía no hay nada blanco, siempre puedo ir sobreexponiendo poco a poco, lo que la cámara me haya dicho, hasta que empiezan a pitar las altas luces. 

Y sobretodo, si tengo mucha prisa, dejo que la cámara trabaje ella sola (en P o una prioridad)y comprobando el histograma veo si tengo que dar más o menos luz con la compensación de la exposición (+/-).

Por último, si hay mucho contraste en mi fotografía (luces y sombras), tendré que decidir que quiero. Si prefiero las luces, la medición será igual que siempre, dejando las sombras muy oscuras. Si por el contrario, prefiero las sombras, Tendré que dejar que las luces se quemen, controlando cuánto... Esto será un tema con el que seguiremos en el curso en la parte de lenguaje visual y composición en paisaje. 



EL HISTOGRAMA:

Podemos usarlo para exponer de diferentes maneras:

- Exposición correcta al gris medio: es aquella exposición donde el histograma está centrado y llega lo más posible a derecha intentando mostrar lo más fielmente posible la realidad fotografiada.

- Exposición a la derecha: es la que no busca tanto el resultado estético correcto de la foto en un principio, si no, la mayor cantidad de información posible y evitar el mayor ruido en la imagen posible. Ya en la posterior edición se buscará el resultado correcto. 



NOTAS:

Recordad que todo esto no deja de ser un cuento, puesto que la fotografía no es algo objetivo, es un cuento con muchos posibles finales. Y yo solamente os cuento mi final preferido.  

Si conozco mi cámara, sabré hasta donde puedo subir la ISO, porque sabré donde empezará a dar demasiado ruido. 

Si puedo, me mantendré en una f intermedia (f5.6, f8...) por ser donde más calidad da un objetivo.  

Si lo que tengo que hacer es subexponer porque hay demasiada luz, siempre puedo poner la velocidad más y más rápida, que por ahí no habrá problema. 

Siguiendo con la velocidad, si quiero hacer estelas o barridos, tengo que usar una velocidad algo más baja que la distancia focal que esté usando. 


LA NOTA MÁS IMPORTANTE:

Debemos diferenciar entre fotografía y disparo. Siempre podremos hacer más de un disparo comprobando exposición, enfoque, contraste, composición, histograma y altas luces, y así asegurar una buena fotografía. 

Y de este modo, colorín, colorado, este cuento se ha acabado.  

Eso si, ahora depende de vosotros/as que el cuento tenga un final feliz.    

     

No hay comentarios:

Publicar un comentario